Búsqueda de inmuebles
0000
Resultados
Friday, June 16th, 2017

Los châteaux de Burdeos en el punto de mira de los inversores extranjeros

Tom Sullivan y Britta Luber en una visita a Château du ParcDesde hace varios años la región vinícola de Burdeos está despertando el interés de inversores internacionales, una tendencia que según expertos en este sector como Michael Baynes, fundador de Maxwell-Baynes Vineyards, ha experimentado un notable aumento en 2016.

Sin embargo, no son solo los grandes châteaux los que están en el punto de mira de estos inversores extranjeros, sino las fincas menos conocidas y de menor tamaño que se mueven en un rango de precios que ronda los 5 millones de euros.  Los inversores ven en este tipo de propiedades un mayor potencial para acceder a un nuevo mercado al que ofrecer vinos de Burdeos de calidad y a buen precio.

Uno de los inversores extranjeros que recientemente ha adquirido varias fincas vitícolas en Burdeos es el empresario estadounidense Tom Sullivan, fundador y presidente de las compañías Lumber Liquidators and Cabinets to Go. Tras su visita a Saint Émilion a finales de 2015, Sullivan comenzó las negociaciones y adquirió en septiembre de 2016 Château du Parc, seguido de  Château Gaby, Château Moya y Château Auguste, este último en diciembre.

Château du Parc es una propiedad ubicada cerca de Saint Émilion con vinos AOC Saint-Émilion Grand Cru. Sullivan compró esta finca vitícola de 5,25 hectáreas al enólogo francés Alain Raynaud.

Château Gaby (17,5 hectáreas) y Château Moya (8,2 hectáreas) son dos fincas con viñedos AOC Canon-Fronsac y Castillon Côtes de Bordeaux, respectivamente, que el canadiense David Curl adquirió para convertirlas en viñedos orgánicos.

Château Auguste es una gran finca vitícola de 30 hectáreas con AOC Bordeaux Supérieur, ubicada en Entre-deux-Mers. Propiedad del holandés Steve Meijer, Sullivan se sintió atraído tanto por su fantástico terruño como por sus excelentes vinos rosados.

Desde el principio Sullivan tuvo claro en qué quería invertir y Maxwell-Baynes, como asesora durante todo el proceso, le ha ofrecido en cada momento el terroir que más se adecuaba al producto que él quería crear. En total, Sullivan se ha convertido en propietario de más de 60 hectáreas de viñedo, algunos de ellos de cultivo orgánico (Château Moya y Château Auguste) y otros en tramitación (Château Gaby), siendo el objetivo personal de Sullivan que todos sus viñedos cumplan esta característica.

Para la gestión de los châteaux, Sullivan contará con la ayuda de grandes expertos, entre ellos, Damien Landouar (antiguo gerente de Château Gaby) que ejercerá de director gerente de todas sus propiedades en Burdeos y Raynaud quien será consultor de Château du Parc y su firma permanecerá en la etiqueta.

Sullivan, quien ya se encargó del control de la cadena de distribución de Lumber Liquidators, quiere emplear una estrategia similar en Burdeos. Para ello, quiere que los directores de ventas negocien directamente con importadores franceses la distribución de sus vinos en Europa y Asia para así evitar tener que tratar con agentes comerciales e intermediarios, mientras que a través de su propia distribuidora con sede en Miami, Wine Traders International (con Steven Howard, antiguo director de ventas de Zonin Prosecco, como director de ventas en EE.UU.), satisfará la demanda estadounidense. De esta manera, su objetivo de ofrecer un producto de calidad como el vino de Burdeos a un precio más competitivo será posible y conseguirá llevar este excelente producto a un nuevo mercado.

Otras ventas de châteaux

Sin embargo, según Michael Baynes, el perfil de comprador extranjero que invierte en los châteaux de Burdeos es muy variado y, aunque muchos pagan en dólares, no se limita a inversores estadounidenses como Tom Sullivan.

Jack Ma, magnate chino y fundador de Alibaba, también ha demostrado su gran interés por Burdeos. En febrero de 2016 compró Château de Sours (85 hectáreas de viñedos) en Entre-deux-Mers, pero no será la única propiedad vitícola que compre, ya que su objetivo, junto con el de un grupo de ejecutivos de su misma nacionalidad con intereses afines, es adquirir más châteaux y crear una red de distribución propia para satisfacer la demanda de vinos de Burdeos en China.

La venta de châteaux a compradores nacionales también estuvo presente durante 2016.

En septiembre, el grupo Les Vignes Olivier Decelle vendió el Château Haut-Ballet a la familia Labrune. Se trata de una propiedad vitícola, situada en Saint-Michel-de-Fronsac con 12 hectáreas de viñedo que se sumarán a las más de 40 hectáreas de viñedo de Château de la Dauphine, también propiedad de los Labrune.

Coralie Boüard y su esposo Loïc Maillet también compraron al grupo Castel Frères el château Tour Musset (AOC Montagne Saint-Émilion), una propiedad de 30 hectáreas de viñedo que rebautizaron con el nombre de Château Clos du Boüard.

Las transacciones que aquí hemos tratado son solo un ejemplo de la ola de inversión que experimentó el sector de viñedos en Burdeos durante 2016, pero las cifras fueron sorprendentemente positivas. Según Michael Baynes, en años anteriores una empresa especializada en la venta en bodegas y viñedos en Burdeos como la que dirige podía conseguir vender seis propiedades vitícolas, pero en 2016 Maxwell-Baynes Vineyards realizó un total de 13 ventas.

Etiquetas

¿Le ha parecido interesante?
Reciba un email con cada nuevo artículo
  RSS  
TAMBIÉN LE PUEDE GUSTAR